Saltar al contenido
Energía y Sanación

La Increíble Historia del Monstruo del Lago de Banyoles

Hoy vamos a hablar de un misterio que ha circulado durante siglos en forma de leyenda, aunque, como pasa con todas las leyendas, muchas personas defienden su veracidad. Del mismo modo, podemos encontrar distintas versiones de la misma, así que aquí os dejo la que más me ha gustado.

Para poneros en situación, os diré que Banyoles, es una población de la provincia de Girona, en Catalunya, que cuenta con un hermoso lago con cuyas aguas se riegan los campos aledaños y que provee de agua potable a las poblaciones más cercanas.

Cuentan los viejos del lugar,  en tiempos no tan lejanos, habitó un feroz monstruo que tenía atemorizados a todos los habitantes de la villa.

El Monstruo

Lo describen como una criatura alada, de mirada amenazadora, piel gruesa y espalda cubierta de púas y que echaba fuego por su boca y su nariz.

El Monstruo del Lago de Bañolas
La Bestia pestilente, logró atemorizar a los habitantes de la ciudad de Bañolas.

Decían que tenía un aliento tan pestilente que transmitía todo tipo de enfermedades tanto a los animales como a las personas y que, solo con su contacto, secaba las plantas y envenenaba las fuentes.

El Monstruo vivía en una gran cueva situada en el fondo del lago, pero solía salir a alimentarse con regularidad.

Se comía todo lo que encontraba: vacas, ovejas, cabras, cerdos, jabalís…  Era tan voraz su apetito, que en las noches, cuando los animales estaban recogidos en sus establos, se adentraba en la población, reventaba la puerta de alguna casa, por bien atrancada que ésta estuviera, y se comía a tantos habitantes como pudiera cazar.

La villa se iba quedando sin habitantes poco a poco y los mermados rebaños ya casi no podían alimentar a la población. Así que, para apaciguar la ferocidad de la bestia, ni cortos ni perezosos, decidieron hacer ofrendas regulares al monstruo en forma de niños.  Si, lo habéis oído bien, niños. Cada día, un niño o una niña, era llevado al lugar donde se situaba la cueva del dragón y era entregado para que fuera devorado por este. De esta manera, lo mantenías apaciguado.

Luchando contra la fiera

Cuando los soldados de Carlomagno llegaron a la población en su lucha contra los sarracenos, y oyeron lo que allí acaecía, propusieron a los responsables del pueblo de Banyoles  matar al monstruo a cambio de una gran suma de oro y provisiones.  Una vez les fueron entregadas estas riquezas, los soldados se dispusieron a enfrentarse al temido animal. Para ello, se situaron en el punto donde más avistamientos había habido, en un llano llamado “La Draga”. Pero poco duró la batalla, puesto que la ferocidad de la bestia, aniquiló al ejército en un abrir y cerrar de ojos.

La noticia de esta hazaña fallida, llegó a oídos del  mismísimo emperador Carlomagno quien, seguro de su poder y destreza en las batallas, reunió a sus mejores hombres y se presentó en el lugar para terminar con la vida del monstruo.

Se dice que, después de ver diezmado su ejército en la contienda,  Carlomagno salió con vida de pura casualidad.

CARLO MAGNO LUCHÓ CONTRA EL MONSTRUO
El mismísimo Carlo Magno luchó contra el Monstruo del Lago de Bañolas.

Los habitantes de Banyoles estaban confusos y desesperados. Si ni el ejército más poderoso del mundo había podido acabar con la bestia, sólo un milagro podría conseguirlo.

Con esas, llegó a los oídos de los aldeanos que entre las tropas de Carlomagno, se hallaba un monje de Narbona, llamado Mer que era conocido por realizar milagros. Así que, ya buscando la ayuda divina como única y última opción, rogaron al monje que intercediera por ellos.

Después de muchas súplicas, él accedió y se dispuso a intentar acabar con la amenaza.

El Milagro

Se dirigió hasta donde estaba el dragón, y éste, al verlo, en lugar de atacarlo, se mostró totalmente dócil.

Mer, entonces, se dirigió al centro de la población seguido por el dragón, que parecía estar completamente hipnotizado. Cuando llegó a la plaza, los aldeanos quisieron aprovechar que el animal había perdido su fiereza, para darle muerte, a lo que Mer los detuvo explicándoles que su milagro era haber convertido al que en su día fuera una bestia agresiva y carnicera en un animal dócil y herbívoro, que sólo comía plantas y algas.

Al verlo tan manso, un jovenzuelo se le acercó y le acarició. Esto hizo que otros muchos de los habitantes de Banyoles que estaban atónitos contemplando lo que estaba sucediendo, se atrevieran a ir junto a él para tocarlo y acariciarlo.

Fue entonces, cuando el monje, seguido del dragón y los admirados ciudadanos, se dirigió de nuevo al lago e invitó al dragón a volver a su cueva, situada en lo que hoy se denomina “el Clot del Drac”, que traducido viene a ser “el hoyo del dragón”.

Desde entonces, no ha habido más desapariciones de animales ni personas, pero se cuenta que cuando alguien se acerca a su cueva, puede oír sus rugidos que solo pretenden alejar a los molestos intrusos.

El Lago de Bañolas
Esta hermosa ciudad catalana cuenta con un entorno de inigualable belleza.

Banyoles

Así, que hoy en día, Banyoles es una hermosa población catalana, bañada por un fascinante lago que ofrece la posibilidad a sus visitantes de pasear por su alrededor disfrutando de unas magníficas vistas y un entorno cargado de esa maravillosa energía que sólo, la madre naturaleza puede aportarnos.

En los días más calurosos de verano, existe la posibilidad de bañarse en sus aguas, eso sí, sólo en las zonas habilitadas para ello. Se dice que esto es por la gran cantidad de corrientes que se mueven en según qué lugares. Pero yo me pregunto: ¿No será para evitar que los bañistas puedan toparse con el monstruo? Aquí lo dejo.

Por si os interesa, os dejo  el enlace a la oficina de turismo de Banyoles por si os animáis a ir a visitar esta fascinante ciudad.  https://turisme.banyoles.cat/es-es/Oficina-de-turismo

Sed felices!

VIDEO EN EL CANAL DE YOUTUBE 

La Increíble Historia del Monstruo del Lago de Banyoles
Descubre la fascinante historia del monstruo del lago de Banyoles