Saltar al contenido
Energía y Sanación

La LEY DE ATRACCIÓN y la Ética de Involucrar a Terceras Personas

Muchos hemos oído hablar de los inconvenientes de involucrar a terceras personas en rituales y peticiones. Y es que éticamente, es más para no transgredir la Ley del Libre Albedrío, no debemos influir de forma ilícita sobre nadie, es decir, si la persona afectada no lo sabe o no está de acuerdo, en ningún momento debemos intentar cambiar su manera de ser, pensar o actuar, sea o no en lo que nosotros pensamos que es un beneficio para esa persona.

Supongo que hasta aquí, todos estamos de acuerdo.

Pero a mí se me plantea una duda…aunque quizás no sea mi duda….porque es tan extraña, que es digna de mis vecinos del quinto.  Voy a compartirla con todos vosotros a ver que opináis….

Los Multiuniversos

En un universo de probabilidades, en un sistema de multiuniversos, en un paradigma multidemensonal… al hacer nosotros, por llamarlo de alguna manera, una petición, usando la Ley de Atracción, y en definitiva, por qué no, cualquier tipo de sistema o ritual que sirva para manifestar realidades…, ¿No es posible que, aun sin saberlo, lo que estemos haciendo sea enfocarnos en un salto cuántico que nos trasladaría de una realidad a otra?

MULTIUNIVERSOS
Si somos seres multidimensionales….ahí está la cuestión.

Uyyy! Realmente esto es muy raro, pero no es menos raro que, tal y como millones de personas, entre ellas yo, atestiguamos, en el momento en que se aplica correctamente la Ley de Atracción, en el momento que realizamos algún ritual con fe suprema o en el momento en el que cambiamos creencias y quitamos bloqueos energéticos y patrones de pensamiento, toda nuestra realidad cambia. Es extraño, sí, pero es real.

Si es que con el simple hecho de cambiar nuestro estado vibracional todo nuestro mundo se transforma….

Con todo esto, quiero pensar que el enfocar una petición de forma en que otra persona pudiera quedar afectada, quizás lo que estaría haciendo sería, o crear una nueva realidad o simplemente fusionar esta misma realidad con otra de los miles de millones de realidades formadas a partir de la ley de las probabilidades, por no hablar de la posibilidad de, como os decía antes, simplemente, cambiar a una realidad preexistente.

Voy a poneros un ejemplo para ver si así me explico mejor: El otro día, en un comentario de uno de los vídeos de un canal de Youtube, una suscriptora comentó que usando la Ley de Atracción, había conseguido que sus vecinos se mudaran. Inmediatamente, otra suscriptora le comentó que no debía hacer nada que pudiera influir o perjudicar a nadie.  Yo, en un principio estaba plenamente de acuerdo con esta respuesta, hasta que algo en mi empezó a contradecir esta respuesta.  ¿No era posible que en otra realidad u otra dimensión esos vecinos vivan en otro lugar? La petición de la primera suscriptora, simplemente habría hecho que los vecinos  hicieran lo que de hecho ya estaban haciendo en otra realidad.

¿Está todo escrito?

Se dice que todo está hecho, que todo está escrito, pero….yo me pregunto…¿En cuántos idiomas?

Ciertamente, tenemos tanto desconocimiento del mundo donde vivimos, que no podemos afirmar, pero tampoco podemos negar nada.

Así pues, creo acertado que cada uno debe actuar tal y como le manda su corazón, simplemente, mirando que si alguien decide mezclar a otros en sus peticiones, el resultado que pueda obtenerse sea para el bien mayor de todos los involucrados.

Os pondré otro ejemplo, y ésta vez, típico entre los típicos. Alguien desea hacer una petición para que su ex pareja regrese. Realmente, es posible que en otra dimensión, nunca se hayan separado, así que ¿por qué no hacerlo? Lo único que yo aconsejaría, sería que, en caso de llevar a cabo esta petición es que tenga claro que existe amor real en su corazón y que ha aceptado y corregido todo lo que les llevó a la ruptura, pues en caso contrario, la pareja volvería a fracasar en el mismo punto y ello conllevaría un estado de frustración aún mayor.

Por último, pensemos que la Ley de Atracción actúa siempre, seamos o no conscientes de ello. Así, que vigilemos siempre lo que decimos a los demás en un momento de ira, porque con ello estamos decretando y esa expresión, no deja de ser una petición que probablemente se hará efectiva, quizás no en esta realidad, pero quizás sí en otra, y al ser seres multidimensionales, de una manera u otra, los efectos se trasladarán a éste espacio y tiempo que podemos sentir en este momento.

Espero que este post no os haya mareado mucho y os haya hecho reflexionar. Y si no, siempre estáis a tiempo de volver a leerlo y pensar sobre ello.

Agradecería dejarais vuestras reflexiones en los comentarios para que así juntos, pudiéramos seguir aprendiendo y creciendo.

Sed Felices!