Saltar al contenido
Energía y Sanación

Portavelas, Candelabros y Menoras

Encuentra aquí los más bellos Candelabros y Portavelas.

Si tienes dudas o quieres saber más sobre estas útiles y fantásticas piezas, al final de la página encontrarás un amplio artículo que te ayudará a escoger tu portavelas o candelabro ideal.

¡Descubre nuestras mejores ofertas!

MENORÁS – CANDELABROS DE 7 VELAS

CANDELABROS Y PORTAVELAS 

Rebajas Lindsay Interiors - Farol para velas, color: morado

Qué son los portavelas o candelabros y para qué sirven

Los portavelas o candelabros son elementos esenciales cuando se quiere recurrir al uso de una o más velas. Sirven para que la vela quede bien sujeta y no se incline o se caiga, sobre todo cuando está encendida.

Además, se convierten en objetos decorativos muy importantes a la hora de crear ambientes.

En su inicio, empezaron siendo realizados con barro. Con el paso de los siglos, el metal, dada su resistencia y maleabilidad, se convirtió en el material preferido para la fabricación de portavelas, permitiendo también la fabricación de los candelabros, que requerían de una mayor resistencia.

Diferencia entre portavelas y candelabros.

La principal diferencia es su diseño.

Los candelabros cuentan con un soporte principal de donde cuelgan una serie de brazos o ramas que permiten alojar varias velas. Su forma es parecida a la de un árbol y los estilos son muy diversos.

Por otra parte, como antes indicábamos, los portavelas pueden estar realizados con cualquier tipo de material, pues su función es simplemente sujetar una vela en vertical. Por el contrario, los candelabros suelen estar hechos se metales resistentes, aunque  los podemos encontrar, de tipo decorativo, de materiales más delicados.

¿Qué modelo de portavelas o candelabro escoger?

Debemos pensar que podemos tener dos motivos para adquirir uno de estos soportes para velas.

Si nuestra motivación es puramente decorativa, podremos escoger el que mejor se adapte al estilo del lugar donde vayamos a ponerlo. Pero antes, deberemos plantearnos si la función decorativa va a ser estando la vela o las velas apagadas o encendidas.

Si vamos a mantener siempre las velas apagadas, no hay problema, cualquiera va a servirnos. Pero si nuestra intención es encenderlas de vez en cuando, debemos pensar en adquirir un portavelas o candelabro totalmente funcional.

Candelabros y portavelas funcionales

En un principio, todos los portavelas pueden ser funcionales, pero si vamos a utilizarlos a menudo, mejor asegurarnos de que sus materiales y diseño nos permitan un uso frecuente y seguro.

También deberemos tener en cuenta la variación del color de la llama que pueden provocar, o la intensidad de la luz que pueden emitir.

Portavelas de cristal:

Pese a su gran belleza, tenemos que tener en cuenta que es un material muy frágil. No sólo un golpe puede romperlo. El mismo calor de la vela puede hacer que se resquebraje.

Esto último, y os hablo por experiencia propia, suele suceder cuando la vela ya está casi consumida, es decir, cuando lo que queda en el fondo del portavelas es sólo cera derretida, un pequeño trozo de mecha y una llama que, a pesar de ir bajando de intensidad, mantiene, en gran manera, su energía calorífica.

Si tenéis la precaución de cambiar la vela de soporte antes de que esto suceda, no hay problema con que los uséis.

De hecho, sus formas, colores y diseños os permitirán crear unas atmosferas totalmente personalizadas.

Candelabros de cristal:

No son ni mucho menos los más indicados ya que sus brazos pueden romperse con suma facilidad. Además, mirad el punto anterior y veréis por qué no son los mejores para usar a diario.

Portavelas de barro

Si os gusta la tradición, estos son vuestros portavelas. Pero no penséis que van a duraros mucho. Al igual que los portavelas de cristal, pueden recalentarse y resquebrajarse, aunque esto suele pasar después de unas cuantas velas quemadas. El barro tiende a resecarse al contacto con el calor que desprenden las velas. Pero si tomáis las mismas precauciones que con los portavelas de cristal, no tiene porqué pasar nada.

Y recordad de no golpearlos, pues a pesar de aparentar ser resistentes, el barro es también un material frágil.

Candelabros de barro

Al igual que los portavelas de este mismo material, estos candelabros darán un toque tradicional a vuestro ambiente.

Podréis encontrarlos con varios brazos, pero difícilmente vais a encontrarlos muy altos, pues el riesgo de rotura es evidente.

Tened en cuenta lo dicho de los portavelas de barro y podréis lucir este candelabro durante años.

Portavelas de cerámica

Debido al tratamiento a los que están sometidos, estos portavelas suelen ser bastante más resistentes que los de barro.

El calor no les afecta tanto, pero llega un momento en que la superficie vidriosa tiende a resquebrajarse y, entonces, empieza su proceso de deterioro.

Usadlos como los anteriores y no tendréis problemas.

Candelabros de cerámica

El caso es parecido al de los candelabros de barro.

Las diferencias, también las hemos descrito cuando hablábamos de los portavelas de cerámica. Pero lo que sí que podemos tener en cuenta es que destacan por su belleza y por una gran cantidad de modelos y diseños.

Portavelas de madera

Los portavelas de madera, propiamente dichos, no son muy recomendables.

La madera se reseca y arde. Es por esto que actualmente suelen realizarse añadiendo, en la parte del quemador, es decir, en el soporte estricto de la vela, elementos metálicos que eviten el contacto directo de la vela con la madera.

De este modo logramos, en un mismo elemento, la belleza de la madera y la seguridad del metal.

Esta es una buena opción para ser utilizada de forma frecuente.

Candelabros de madera

Como elemento decorativo, resultan ideales.

Si, como decíamos cuando hablábamos de los portavelas de madera, los soportes están realizados en metal, pues el resultado será fantástico.

Tened en cuenta, además, que la madera es un elemento resistente y que, a menos de que reciba un golpe fuerte, no tiene porqué romperse.

Portavelas de metal

Definitivamente, para mí, son los mejores.

No se queman

No se rompen a menos de que los maltratemos cruelmente.

Mantienen su aspecto durante años

Cuentan con diseños espectaculares, tanto clásicos como ultramodernos, tanto barrocos como minimalistas.

Además, también podemos encontrar portavelas de metal de gran formato y altura.

Candelabros de metal

Mi opinión sobre estos candelabros es la misma que he compartido cuando he hablado de los portavelas de metal.

Además, este material permite la realización de unas formas que difícilmente podrían ser conseguidas con otros materiales, como candelabros muy altos con multitud de brazos.

Candelabros de metal esmaltado

Los colores en los portavelas

Si queréis saber mi opinión, os diré que lo mejor es escoger un portavelas o candelabro de tonos neutros.

Los motivos son varios:

Un portavelas neutro, siempre resaltará mejor el color de las velas que escojáis. De todos modos, si queréis dar un ambiente monocromático a vuestro entorno, nada os impide escoger uno que se adapte a vuestras preferencias.

Si lo que deseáis es trabajar con las velas a nivel de cromoterapia, mejor que nadie sabrás cual escoger, pero si el color de tu portavelas es neutro, no tendrás que escoger uno de cada color.

En el tema de los rituales, si habéis visitado la página de Velas Básicas para Rituales, habréis podido leer la importancia del color en las velas. Así que, o escogéis un portavelas neutro, o escogéis uno de un color que pueda seguir de apoyo en vuestro trabajo. Por ejemplo, un portavelas o candelabro dorado, resultaría ideal para apoyar un trabajo sobre el dinero. También lo sería en el caso de realizar un ritual para atraer a una nueva pareja, pues sería un elemento que atraería el dinero en la relación.

Menorá

Destacan, por su belleza y tradición, los candelabros de 7 brazos, también llamados Menorá.

Forman parte de la tradición judía y es uno de los elementos más importantes en sus rituales.

Sus orígenes se pierden más allá de los orígenes del pueblo judío y, en su inicio, empezó siendo utilizado con aceite, es decir, en lugar de portavelas, sus extremos estaban equipados con lámparas de aceite.

Hoyen día, difícilmente encontrarás un hogar judío que no cuente con uno o varios de estos candelabros.

El candelabro de 7 brazos fuera de la tradición judía

Pese que a, como hemos dicho, donde más destaca el uso del candelabro de 7 brazos es en la cultura judía tradicional, hoy en día suelen utilizarlo también personas que realizan otro tipo de ritos.

El motivo es que el número 7, al ser un número considerado sagrado, inspira innumerables rituales.

Por poneros algunos ejemplos:

Los 7 Chakras, los 7 Principios Universales, los 7 planetas de la Astrología antigua, los 7 días de la semana, los 7 sacramentos, los 7 Arcángeles, los 7 pecados capitales, las 7 notas musicales, los 7 mares,…y podríamos seguir y seguir…

Es por esto que en Energía y Sanación hemos escogido un variado surtido de ellos, pues la tradición y los ritos no tienen por qué estar reñidos con el diseño y el buen gusto.

Espero que este artículo haya sido de vuestro interés y que os ayude a la hora de escoger el soporte ideal para vuestras velas.

Sed felices!

TIENDA ONLINE

Última actualización de precios y disponibilidad el 2019-06-10